Introduccion

...este blog...¡se me ha ido de las manos!!! jajajaja.
Lo que empezó siendo un lugar donde recopilar mis manualidades y mis dibujitos, al final se está convirtiendo en un "cajón-desastre" aún mayor, y donde tiene cabida TODO LO QUE PASA POR MI IMAGINACIÓN. Ya sean mis dibujitos (narigudos), mis manualidades, mis historias escritas, mis gif animados, mis tartas, mis videos, mis tutoriales "informáticos"...¡T-O-D-O!.
(No se si tiene algún sentido, pero para eso están los Blogs. Cada uno los enfoca para lo que quiere. En este caso "desenfoca" ;-) )

10 ago. 2017

El uso de "Comparte" en Facebook genera el efecto contrario

Comparte en facebook
Añadir leyenda


Normalmente nos encontramos en Facebook la palabra “comparte” en frases como: “Si te gusta comparte”, “si estás de acuerdo comparte”, “si tú también has vivido esto comparte”.

La mayoría de las veces intentan engancharnos con nuestras aficiones o nuestros gustos: “Si te parecen lindos estos gatitos comparte”,  “Las 10 mejores jugadas de tenis de la historia..¡comparte!”, “los 10 lugares más increíbles para viajar..¡comparte!”…

Y por supuesto, intentan tocar tu vena “friki-sensible”: “Si tú también crees que Yo-soy-tu-padre, comparteme” o “necesitamos 1M de me gusta para financiar un viaje a Mordor, por favor, comparte”.

Algunas veces apelan a nuestra conciencia poniéndola en duda si no compartimos lo que nos proponen. Nos muestran una niña con síndrome de Down con muchos lazos diciendo “si tú también crees que es hermosa comparte”, o a un enfermo terminal postrado en la cama de un hospital y nos piden que se comparta para aumentar la ayuda contra el cáncer.

Otras veces “hacen cosquillas” en nuestro ego. Ponen a prueba nuestras aptitudes e inteligencia. Nos proponen un problema y dicen que si llegamos a conseguir resolverlo entonces deberíamos compartirlo. Por ejemplo: “¿Cuántos triángulos ves?, si encuentras la solución comparte”, “Si consigues ver un número comparte” (para ello la única aptitud que has de tener es no ser daltónico) o uno muy bueno: “ 51 PU3D35 L33R 3570 C0MP4R73L0” jajajaja.

Páginas del tipo Yo fui a EGB han desempolvado montones de recuerdos a los que somos “taiñeros” y nos hace ilusión enorme revivir esos recuerdos y, ¿por qué no?, compartirlos con aquellos amigos de la infancia (que todo sea dicho, a muchos de ellos los hemos recuperado gracias a Facebook). Así, nos reclaman con frases del tipo: “Si tú también sobreviviste a estos columpios comparte”. “¿Cómo se llamaba este juego?, comparte”.

Hay algunos tan arrogantes que hasta te cabrean..: “¡COMPARTE YA!”

Y algunos tan absurdos  que hasta te dan ganas de compartirlos: “esta vaquita no hace nada, pero quiere recorrer mundo, comparte para que pueda viajar”.

En fin… Aunque alguna de estas peticiones de compartir llevan consigo un buen fin, la mayoría de ellas llevan un interés detrás por parte del que las generó. Todos esos “Me gusta” y comparticiones quedan reflejadas en cifras y en estadísticas. Cuanto más se extienda lo que publiquemos más dinero podremos ganar. Pero si además ese post en Facebook lleva asociado el enlace a una web o a un blog conseguirán más cantidad de visitas en su “landing page”.

Por eso, por ejemplo, siempre que nos pidan participar en un concurso una condición básica para participar es compartirlo.

También hay más razones incluso algunas de mala fe.

Así que, antes de compartir, yo tendría en cuenta un par de cosas: Que sea original y auténtico lo que compartes (a veces basta con una búsqueda en Google) y otra es que te guste mucho mucho lo que vas a compartir.

Pero ya digo..Yo leo la palabra “Comparte” y lo primero que pienso es..”¡ni de coña!”..jajajajaja.




1 comentario: